martes, 20 de noviembre de 2007

ÚNETE A LA RESISTENCIA, ENAMORATE...


Enamorarse es el más extremo acto de revolución, de resistencia al tedioso, socialmente restrictivo, culturalmente constrictivo mundo actual.
El amor transforma el mundo. Donde la enamorada anteriormente sentía aburrimiento, ahora siente pasión. Donde antes era complaciente, ahora es guiada por las emociones y obligada a la acción. El mundo que algún día parecía vacío y aburrido se llena de significado, de riesgos y recompensas, de majestuosidad y peligro.
El amor es subversivo, porque amenaza al orden establecido de nuestras vidas modernas. Los aburridos rituales de la productividad laboral y etiqueta socializada no significarán nada para un hombre que se ha enamorado, pues hay fuerzas más importantes guiándolo que el simple honor a la tradición. Las estrategias de mercado que dependen de la apatía o inseguridad para vender los productos que mantienen a la economía activa no tendrán efecto sobre él. El entretenimiento diseñado para el consumo pasivo, que depende del agotamiento o cinismo en el observador, no le interesará a él.
No hay lugar para el enamorado apasionado y romántico en el mundo actual. Pues el puede ver que vale más la pena sentarse en un parque y ver como se mueven las nubes, con su enamorada, que estudiar para su exámen de cálculo o vender las horas de su vida a algún patrón, y si el decide que así es, tendrá el valor para hacerlo en lugar de estar atormentado por anhelos insatisfechos. El sabe que hacer el amor bajo las estrellas hará una noche mucho más memorable que lo que ver televisión jamás podrá. Así, el amor amenaza a nuestra economía conducida por el consumo de productos enormemente inútiles.
El amor amenaza al sistema político, pues es difícil convencer a un hombre que tiene mucho por vivir en sus relaciones personales de querer ir a pelear y morir por una abstracción como el estado, la nación, la bandera, por ese motivo, será difícil convencerlo hasta de que pague impuestos.
Uno no puede ser un enamorado y un (horrorosamente) responsable, respetable miembro de la sociedad actual al mismo tiempo; pues el amor te impulsará a hacer cosas que no son "responsables" o "respetables". El amor verdadero es irresponsable, irreprimible, rebelde, peligroso, pues solo sirve a un amo: la pasión que hace que el corazón humano lata más rápido. Desdeña todo lo demás, sea auto-preservación, obediencia, o vergüenza. El amor impulsa a los hombres y mujeres al heroismo, y al antiheroismo --a indefendibles actos que necesitan no defensa para aquel que ama.
El enamorado habla un distinto lenguaje moral y emocional que el típico hombre burgués habla. El hombre burgués promedio no tiene esos deseos que queman. Tristemente, todo lo que conoce es la desesperación silenciosa de pasar la vida persiguiendo metas establecidas para el por su familia, sus educadores, sus empleadores, su nación y su cultura, sin siquiera haber considerado sus propias necesidades y deseos. Sin el ardiente fuego del deseo para guiarlo, el no tiene criterio para escoger lo que es correcto o incorrecto para él. Consecuentemente, es forzado a adoptar algún dogma o doctrina a seguir durante su vida.
¿Cuantos hombres y mujeres, habiendo nunca comprendido que ellos tenían la opción de escoger sus propios destinos, vagan a través de la vida pensando y actuando de acuerdo a las leyes que se les enseñaron, solamente porque no tienen otra idea de que hacer? Pero la enamorada no necesita principios prefabricados a seguir, sus deseos identifican lo que es correcto e incorrecto para ella, pues su corazón la guía a través de la vida. Ella ve belleza y significado en el mundo, porque sus deseos pintan al mundo en esos colores. Ella no necesita dogmas, ni sistemas morales, ni mandos e imperativos, pues ella sabe que hacer sin necesidad de instrucciones.
Así el amor realmente es una amenaza para esta sociedad.¿ Que pasaría si todos decidieran que es lo correcto e incorrecto por ellos mismos, sin ningún respeto por la moralidad convencional? ¿Que pasaría si todos hicieran lo que quisieran, con el valor de enfrentar cualquier consecuencia? ¿Que pasaría si todos eligieran sus "responsabilidades" y el "sentido común" y se atrevieran a perseguir sus sueños más locos, de llegar lejos y vivir cada día como si fuera el último? Imagina que lugar sería el mundo.

CRIMENTAL
CRIMETHINC

2 comentarios:

Anónimo dijo...

MUY BUENO EL ARTICULO, ESTOY DE ACUERDO............
EL AMOR ROMPE ESTA TEDIOSA ILUSION DE VIDA QUE NOS IMPONEN

Marcelo dijo...

Muy buena la idea. Vamos a profundizar en la práctica.

No habría que olvidar ese amor que excede a la pareja, ese amor por todas las cosas que existen y que nos permiten desarrollar la vida que estamos practicando... ya vendrán otras vidas más sanas.

Un abrazo fraternal.